A un año de gobierno; ausencia de respeto institucional y campañas proselitistas anticipadas, Por Jesus Flores

0
170

Protagonismos familiares, frivolidades, ocurrencias e improvisación.

“Un político divide a las personas en dos grupos: en primer lugar, instrumentos; en segundo, enemigos” Nietzsche.

Aun sin cumplir un año de gobierno estatal, municipales y la representación legislativa, Morena y aliados enfrascados en lo que saben hacer; campañas políticas, “tlacuachadas”, festivales de “x”, “y” ó “z”, rifas, torneos, etc… Pero muy poco gobierno y menos aún resultados favorables para la población, y en el legislativo pendiente lo que urge y debe trascender para el bienestar de los pobladores de Baja California Sur.
Gobernanza superflua, frívola e improvisada.

Desatados todos y todas en labores políticas a favor o en contra de las “corcholatas” presidenciales y los grupos locales exhibiendo sus preferencias por “tal” o “cual” personaje para diputados locales y federales, presidentes municipales, senadores de la República, un escaparate de violaciones a la ley, de formas políticas que como oposición decían combatir y hoy las practican, enarbolan y defienden, de denostar a medios de comunicación y comunicadores por el simple hecho de no coincidir con la narrativa de su movimiento, servidores públicos con espacios de opinión que señalan, juzgan y afirman escenarios de conveniencia para su “movimiento transformador” y su “líder” grupal.

Un gobierno federal cuya plataforma de agenda y plan de gobierno se dicta desde “las mañaneras” con sus más de “76 mil 544 afirmaciones falsas, engañosas o imposibles de comprobar que Andrés Manuel López Obrador ha emitido en tres años y medio de conferencias mañaneras, que le han permitido postergar permanentemente la consecución de logros o presentación de resultados, …” (Luis Estrada, “el Imperio de los otros datos” )

En Baja California Sur se presenta un escenario donde el protagonismo también juega un papel trascendente, por la intensa actividad política que llevan a cabo los ex gobernadores aliados a morena que en su afán por marcar territorios, y espacios políticos y administrativos rebasan la autoridad política del actual gobernador. Sea por ellos mismos o sus descendencia familiar por donde están y sobre todo a donde pretenden llevarlos, en una clara muestra de falta de respeto político, de forma y fondo y de sensibilidad donde no ocultan sus ambiciones y no guardan las formas institucionales a quien hoy ocupa, gobierna y despacha desde el palacio de cantera.

Personajes del pasado enemigos de la T4, hoy hasta se presumen como “operadores políticos”, que la ciudadanía ubica y debe diferenciar a quienes secuestraron el movimiento de la T4, donde ex panistas, ex priistas, ex perredistas y connotados empresarios que “aborrecían” el proyecto “transformador” hoy son los que dan la cara, y en esa inercia los fundadores de morena se mantienen desplazados, agazapados y hasta temerosos de señalar a sus otroras enemigos políticos.

Ante esta circunstancia la “oposición” no atiende, y al parecer ni entiende la definición constitucional sobre la naturaleza de los partidos políticos: que como entidades de interés público “tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público”. Al contrario, hace honor a la frase; “No desgasta el poder; lo que desgasta es no tenerlo”, y permanece en su inmovilidad, sin trabajo político, sin abanderamiento de causas, sin señalar la opacidad, corrupción y falta de resultados de quienes hoy gobiernan, y esperan los tiempos para “construir” escenarios electorales, olvidándose de los cimientos que de tiempo atrás debieron haberse iniciado, lo que pronostica una endeble y frágil base para la competencia y el triunfo electoral. Urge trazar un rumbo definido, con estrategia, con programas, con oferta electoral, con contenido ideológico , anteponiendo el proyecto ciudadano sobre el interés personal o grupal.

Temas para ser la voz de la ciudadanía y de la población sobran; temas urgentes que los gobiernos estatal y municipales no pueden postergar su solución por las implicaciones sociales, de seguridad, económicas y de bienestar que conllevan: Agua potable, energía eléctrica, salud y seguridad, todos sin propuestas, sin un compromiso calendarizado para su cumplimiento, sin explicar de cómo los sectores productivos están inmersos en ellos, sin responsabilizarse de cómo el control de actividades en algunos giros comerciales están entregadas a factores ilegales para su control y cobro, por mencionar temas inaplazables para su atención y solución.
En cuanto a las y los diputados locales dos temas: reforma a la Ley electoral y dar celeridad y legislar la ley de movilidad.
Ante esto solo queda afirmar una de las tantas frases ocurrentes desde el púlpito mañanero; “Lo mejor es lo peor que se va a poner esto…”

Ánimo !!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí